Hay prioridades en Educación que no pueden esperar:

  • Incremento de la inversión en Educación, porque invertir en Educación es invertir en futuro.
  • Una Ley Básica que derogue la LOMCE, consensuada y que estabilice el sistema educativo.
  • Desarrollo de la carrera profesional de los docentes que reconozca la labor social del profesorado.
  • Reversión total de los recortes y la mejora de condiciones socio laborales del profesorado.
  • Ofertas amplias de empleo y un sistema transitorio de ingreso en la Función Pública Docente.
  • Convocatoria de las Mesas de negociación con los representantes de los trabajadores/as de la enseñanza.