Menos horas de docencia para mejorar la calidad del trabajo.

El porcentaje de horas que dedica el profesorado español a impartir clase es considerablemente más alto que las medias internacionales.

Un docente español destina de su tiempo total dedicado a la docencia, un 62% de enseñanza directa en Primaria; un 50% en Secundaria Inferior y un 49% en Secundaria  Superior, frente a la media de la OCDE y la UE22, que en Primaria, es de un 48 y un 49% del tiempo total respectivamente; en Secundaria Inferior es de un 42% y en la Secundaria Superior es de un 40%.

El elevado número de horas de docencia que imparte el profesorado supone para su labor docente:

•    Menos tiempo disponible para preparación de clases, correcciones…

•    Menos tiempo para la acción tutorial y la coordinación

•    Menos tiempo para la formación e innovación pedagógica

•    Menos tiempo para la atención individualizada y la diversidad

El elevado número de horas de docencia que imparte el profesorado supone para el centro:

•    Menor número de docentes en la plantilla

•    Mayores dificultades en la organización escolar

•    Dificultad para realizar desdobles

•    Menos tiempo para actividades complementarias

•    Dificulta desarrollo de proyectos, programas, acciones didácticas

El elevado número de horas de docencia que imparte el profesorado supone para el propio docente:

•    Empeoramiento de sus condiciones laborales

•    Incremento de riesgos psicosociales: estrés, síndrome del quemado…

•    Incremento de enfermedades profesionales

 

Por todo ello, el Sector de Enseñanza de FeSP-UGT exige:

•    Reducción de la carga lectiva: Máximo 18h en Secundaria y 20h en Infantil y Primaria

•    Reducción de la jornada laboral a 35h

•    Distribución horaria semanal acorde con las necesidades del alumnado y del centro

 

Descargar informe

Enseñanza Informa

2018-10-10T11:37:44+00:00miércoles, octubre 10, 2018|